Curado

Imposible pensar en el café como un producto. Es un ritual de vida, la sangre con que se alimentan los dioses de la creación, es el aquello fundamental para la existencia, una experiencia, de quietud, de fraternidad y de calma

  ̌