logo.png

LA MARCHA DEL FUTURO

He redescubierto la brecha infranqueable entre el hombre y la naturaleza, entre el pulsar de las ciudades y la bruma del campo, las sinfonías del desierto, el sudor de las montañas. Cuanta falta nos hace dejarnos abrazar por la magnífica belleza de las estrellas, los aromas del campo, los animales que le habitan, el frío, el calor, el viento pero también por su suciedad, su imperfección y su falta de confort. Con cuánta elegancia se expresan las piedras cuando se acomodan con gracia, la tierra cuando se aglutina o se calienta para volverse sólida, que viajes mas memorables nos regalan el romero y la lavanda, que poderoso es el devenir de las cosas, nacer, crecer y morir, nacer, crecer y morir. Silencio. Nada somos, somos nada.

A veces basta mirar al cielo para sentirse brisa, verse reflejado en el agua para saberse fuego, insensato, catacumba fría en la profunda oscuridad eso a lo que llamamos noche pero es universo. Quiero renacer, brillar, saltar, gritar de alegría que he vuelto a la vida. Me es preciso morir, para la hierba que crece es otra, la flor no es mas que un suspiro, una caricia suave al mar del tiempo. Quiero consumirme como ella, como mi hermano sol, como mi hermana tierra, quiero fundirme como ellos en el instante, en la nada, en el todo, que mi nombre desaparezca para siempre pero que mi espíritu arda en el corazón de mi descendencia. Quiero renacer. No es una promesa, es una acción, es un hecho, un golpe de timón, un cambio de estación de perspectiva, de ánimo, de oficina.

Estamos renaciendo y queremos celebrarlo contigo el próximo Sábado 22 de Octubre a las 6pm en nuestras nuevas oficinas en la ciudad de México. 

Sinaloa 10, Colonia Roma Norte